¿Cuándo podemos decir que un vino es ecológico?

El vino ecológico está en auge. España es uno de los mayores productores de vino ecológico, y cada vez son más bodegas las que se unen al ecologismo y sostenibilidad.

La práctica de elaborar vino ecológico conlleva una serie de pasos, tanto en el viñedo como en su elaboración, para que así sea considerado. Hay bodegas que emplean técnicas ecológicas en el cultivo, pero para que cumpla todos los requisitos de la Unión Europea, debe ser respetuoso con el medio ambiente en toda su cadena productiva.

¿Cómo saber si un vino es ecológico?

Todos los vinos ecológicos tienen esta certificación de la Unión Europea, si la encuentras en la etiqueta de vino, es que estás bebiendo un vino 100% ecológico.

Pero, para optar a esta etiqueta, ¿cuáles son las prácticas que debe realizar una bodega?

  • Utilizar abonos naturales para los viñedos. Suelen ser los generados por la propia biomasa de los cultivos, como sarmientos triturados, o de origen animal, como compost. Tampoco está permitido el abono mineral.
  • Las parcelas de cultivo no llevan agrotóxicos, por lo que la uva producida es más sana.
  • No se puede usar maquinaria en las labores de siembra ni tampoco en la recolección. Todo el proceso debe ser manual, incluso el arado.
  • No se pueden usar uvas dañadas en el proceso de vendimia.
  • Hay un control sobre la adición de sulfitos en la fase de producción. Estos sulfitos se añaden para mejorar la conservación del vino, y en el caso de los vinos ecológicos, el contenido máximo de sulfito es de  100 mg por litro de vino.
  • Los niveles de carbono deben ser mínimos durante el proceso de clarificación.
  • Como no podía ser de otra manera, los tapones del vino deben de ser de corcho natural. En este post pasado, ya hablamos de los tapones de corcho en comparación a los de silicona o de rosca.
  • En el etiquetado del vino, se deben especificar los ingredientes del vino y su proceso de elaboración.

Un ejemplo de la practica ecológica en el proceso de elaboración de vino es la Bodega Raventós d’Alella. Alella se caracteriza por un suelo de textura arenosa, llamada «sauló». Es un suelo pobre en nutrientes, con poca retención de agua y un pH moderado.

En esta zona se cultiva la pansa blanca, una variedad autóctona de la DO Alella, que podrás degustar con el vino blanco ecológico Sarriera Raventós d’Alella en la selección de julio.

Pol Frau
pfrauvendrell@gmail.com